¡La imaginación mueve al mundo!  ¡Lo crea!

En nuestras clases entrenamos y estimulamos el proceso creativo, imaginar, creer y poner el cuerpo en acción!

A Través del juego y desde la improvisación
Acompañamos a los alumnos a investigar y desplegar su mundo imaginario y posibilidades expresivas,  para que descubran su potencial actoral y comienzan a construir las herramientas necesarias para disfrutar de estar en escena.

Nuestro objetivo está en el desarrollo del proceso creativo

 Buscar, aflorar, guiar y proteger el potencial creativo de cada uno de los alumnos, que encontrarán un espacio donde puedan expandirse, equivocarse, divertirse, donde puedan "no saber", donde su imaginación sea escuchada y se desarrolle.

¡Creando colectivamente!
Por su naturaleza en el proceso creador del teatro, como una actividad de grupo, los participantes deben escucharse uno al otro, turnarse, observar, y aceptar las ideas de los otros, los sentimientos y las creaciones. Los alumnos son motivados para desarrollar las habilidades de la interacción positiva del grupo, descubriendo que el teatro es un trabajo en equipo, nutriéndonos y enriqueciendo el trabajo creativo de cada uno.

Nos acercaremos a la composición teatral a través del montaje escénico

de algunos de nuestros trabajos producidos en clases, disfrutando de compartir lo que aprendimos y de la maravillosa experiencia de actuar ante el público, pero es muy importante enfatizar el concepto del teatro como un proceso creador, con una actitud que no enfoque a la actividad solamente hacia el producto final.

Queremos que la alegría se manifieste también, en el proceso y que el trabajo final sea tomado como un logro al trabajo, a la diversión y al esfuerzo, venciendo los obstáculos y habiendo disfrutado del proceso.

El teatro como vehículo, como herramienta.
El teatro es arte y es creatividad, pero básicamente es juego y mediante él nos jugamos más de lo que pensamos. El teatro abarca a la persona en su totalidad: Su cuerpo, sus emociones, su imaginación, su voz, su mundo, el que es compartido con un grupo, conociendo y aceptándose a sí mismos, a los compañeros y al entorno.

El teatro refuerza el concepto positivo del ser.
Los alumnos implicados en el proceso creador del teatro aprenden rápidamente a valorarse a sí mismos como personas y artistas. Ellos descubren que sus creaciones son extraordinarias, únicas. Ayudar a alguien a que sienta gusto acerca de lo que piensa, es la mejor manera de construir su confianza de ser.

Proporciona las vías aceptables para la liberación emocional.
La amplia variedad de sentimientos que una persona experimenta todos los días; el mal humor, la alegría, la tristeza, el temor, etc. necesitan formas saludables de liberación. Mediante el teatro, un individuo puede decir lo que siente. Los alumnos pueden redirigir sus sentimientos.

El valor de la experiencia será reflejado por los alumnos en el brillo de su mirada, la energía de sus cuerpos, el entusiasmo de sus voces, y de la atención de su ser.  
El teatro es para el placer y es allí donde siempre se aprende. 

¡Los esperamos!

Coordinados por Adriana Ferrer.

TALLERES PARA ADOELSCENTES

ADRIANA FERRER
​Es egresada de la escuela de teatro en la ciudad de la plata y de la Escuela de teatro de Buenos Aires, dirigida por Raúl Serrano. 

Como docente de teatro se desempeñó en la Escuela Timbre 4, En el teatro El elefante-Los vidrios, en el St. Patrick`s Schools, en el Teatro Club Social Italiano, en la escuela de teatro de Alejandra Darín.

Como actriz participó en cantidad de obras de teatro, desde el año 1983 a la fecha, destacando entre ellas, “La omisión de la familia Coleman”, “Emilia” y “Todos eran mis hijos”, dirigidas por CLaudio Tolcachir, “Un hombre que se ahoga” y “La niña fría”, dirigidas por Daniel Veronese, “Ezquisopeña” de Fernando Peña, “La revolución es un sueño eterno” Dirigida por Raúl Serrano. Entre sus últimos trabajos se encuentran “Gallo”, de Ignacio De Santis, “Cronología de las bestias”, dirigida por Lautaro Perotti y “Paciencia” de Francisco Lumerman.

En televisión participó de infinidad de programas, entre otros: “Quiero vivir a tu lado”, “ Historias del corazón”, “El elegido”, “Casi ángeles”, “Niní”, “Mujeres asesinas”, “Floricienta”, “Son amores”, “Chiquititas!, “Gasoleros”, solo para nombrar algunos. 

En cine participo de varios largometrajes, siendo sus últimos trabajos, “Una hermana” Dir. por Verena Kuri, “Punto ciego”, Dir. Martín Bastereche y “El papa de la gente” Dir, por Daniele Luchetti.